Puertas de madera


Puertas de madera





Las puertas de madera siguen siendo sin duda las preferidas por las personas, aun cuando existe ya materiales sintéticos, las puertas de madera siguen siendo las preferidas, esto porque ofrecen varias ventajas y porque se pueden adaptar perfectamente al estilo de la casa, esto mediante decoraciones especiales.

Las principales ventajas de las puertas de madera es la acustizacion sonora, gracias a esto el ruido generado en el exterior es reducido dramáticamente, la resistencia contra el fuego y la seguridad, claro para esto ultimo las puertas deben de tener un cierto grosor, por ejemplo si la puerta sera colocada como puerta exterior entonces lo mas recomendable es que tenga un grosor de 40 milímetros, también se pueden reforzar con materiales mas resistentes para aumentar su resistencia y brindar mayor seguridad.

La retención térmica también es otra de las ventajas, una muy importante en las épocas de frió donde lo único que separa nuestro hogar de las temperaturas bajas del exterior es la puerta. También existe la posibilidad de personalizar nuestras puertas y de repararlas en caso de algún desperfecto, esta es otra de las principales ventajas, ya que reparar una puerta hecha de materiales sintéticos puede ser imposible.

Sin embargo, lo mas atractivo sobre las puertas de madera no son sus ventajas, sino como lucen, son prácticamente obras maestras ya que la mayoría de las puertas son únicas, diseñadas a las especificaciones del cliente y realizadas por un experto, el cual puede utilizar diferentes materiales para dar una mejor impresión, puede ser cristal o algún metal.

Existen dos tipos de puertas de madera, la exterior y la interior, la exterior es la que se usa como puerta principal y por esta razón es la que da la primera impresión de nuestro hogar, por esta razón muchas personas deciden dedicarle mas presupuesto y tiempo a esta puerta. Después tenemos las puertas interiores, son aquellas que se colocan en los cuartos, cocinas o baños, estas deben de tener una resistencia al calor de por lo menos quince minutos, tiempo suficiente como para impedir la propagación del fuego y esperar el arribo de los bomberos.